GIROSALUT Comunicación Castell-platja d'aro Girona

QUIERO SER MADRE Y NO PUEDO

POR ANNA FERRÉ

14/09/2018

La maternidad no siempre es un camino fácil de recorrer y, menos aún, cuando alcanzas la barrera psicológica de los 40. Nuestra sociedad ha retrasado la edad en concebir por distintos motivos, pero la nostalgia de no ser madre sigue ahí subyacente, provocando un dolor sordo, una tristeza enmascarada y la frustración de ver cómo el reloj biológico no se detiene, convirtiéndose así en un duelo silenciado.
 
Desde la aparición de la píldora anticonceptiva las mujeres han podido decidir cuándo ser madres, pero las consecuencias emocionales que se derivan al no conseguirlo son muy duras en la mayoría de los casos. Las dificultades y el dolor asociados al que a menudo es un largo camino hasta llegar al embarazo no son muy conocidos porque quienes se encuentran en este proceso no suelen explicarlo.
 
Si observamos las estadísticas en Catalunya el número de mujeres que tienen un hijo a partir de los 40 años se ha más que doblado en los últimos 10 años. Más del 70% de las pacientes que acuden a una clínica de reproducción para buscar su primer embarazo son mayores de 38 años y el 55% de tratamientos de fertilidad son a través de la donación de óvulos, un gran tabú social que hay que afrontar. Alrededor del 11% de las parejas en edad reproductiva tienen dificultades para concebir. Aproximadamente el 30% de los casos se debe a problemas en la mujer, otro 30% a problemas en el hombre y el 40% restante corresponde a causas no explicadas o factores múltiples que involucran a ambos miembros de la pareja. En este margen de causas inexplicadas será fundamental encontrar el acompañamiento de un profesional cualificado para descubrir y desbloquear de forma rápida y efectiva las emociones atrapadas que están impidiendo la concepción: situaciones o problemas cuyo origen se desconoce o bien se es incapaz de afrontar, para poder hacer realidad el sueño de tener un bebé, bien sea a través de una gestación natural o de un tratamiento de fertilidad.
 
CUANDO EL TIEMPO NO CURA LAS HERIDAS

En el cuerpo aparecen registradas todas las emociones y creencias que quedaron atrapadas por un acontecimiento del pasado e incluso aquellas que pudieron haber sido heredadas en la propia etapa de gestación. El dolor, el miedo, la tristeza, la impotencia, la frustración o frases como el “no sé, no puedo o no valgo”, son algunos de los ejemplos que están grabados en el cerebro con una impronta de estrés que ejercerá una poderosa influencia sobre la persona, limitándole en sus decisiones e interfiriendo sin darse cuenta en el funcionamiento correcto del cuerpo, causando dolor, fatiga e incluso enfermedades.
 
Por lo tanto, en estos casos es esencial formularse otro tipo de preguntas:
  • ¿Cuáles son mis creencias y/o miedos acerca de la fertilidad, la maternidad y el parto?
  • ¿Cómo puedo dejar de lado mi diagnostico o cualquier pensamiento relativo a lo que es, o no es, posible para mi?
  • ¿Qué creencias tengo acerca de los tratamientos de fertilidad?
  • ¿Tengo miedo a los efectos secundarios de la medicación?
  • ¿Está bien para todo el mundo que yo me quede embarazada?
 
 
I N I T I U M representa el inicio, volver a la raíz, regresar a tu origen, recuperar tu esencia y la sabiduría que hay en ti como mujer. La cuestión que te planteo es cómo vas a seguir recorriendo el camino hasta conseguir tu embarazo, pues la elección está entre escoger el camino de auto-descubrimiento y sanación o el quedarse atrapada en el dolor. ¿Tú, qué eliges?
 
 
I N I T I U M
Anna Ferré
Tel. 699 97 57 43