GIROSALUT Comunicación Castell-platja d'aro Girona

"MAS MORATO DE CREIXELL": UN JARDÍN TERAPÉUTICO

UNA DÉCADA DE EXPERIENCIAS TERAPÉUTICAS (POR DR. CARLOS FRIGOLA)

15/04/2019

Desde la cultura griega existe la creencia de que los espacios exteriores ajardinados pueden ser espiritual y emocionalmente curativos y desde entonces muchos aspectos del efecto de la naturaleza en la salud se siguen estudiando. ¿Cómo dudar del poder curativo del verdor de las plantas, de la luz del sol y del aire fresco ?.

Con Hipócrates, los jardines helénicos empiezan a ser considerados fundamentales en la recuperación de los enfermos. Que estos pudieran disfrutar del aire puro, del sol y de las propiedades medicinales de algunas plantas, siempre fueron elementos importantes a considerar. Su libro Aires, Aguas, Lugares, trata de todo esto. Fue el médico que escribió el famoso juramento Hipocrático. Algún día hablaré de este Juramento.



En la Edad Media, los claustros de los monasterios, que en muchos casos eran hospitales, brindaban un lugar seguro a escala humana. Así lo describe San Bernat (1090-1153), haciendo referencia a sus huéspedes en l'Hospedè de Clairvaux en Francia, relatando los beneficios de los que gozan al permanecer al aire libre, estimulando los cinco sentidos y reconfortante a las personas enfermas o invalidez .

El concepto de estos jardines meditativos y regeneradores se pierde con la decadencia de los hospitales durante los siglos XIV y XV. La sanidad pública entonces queda básicamente en manos de la autoridad eclesiástica y la mayor preocupación era la de construir grandes salas desde donde todos los enfermos pudieran seguir la misa. Estas salas tenían una planta en forma de cruz como una iglesia y las ventanas eran altas y pequeñas, de esta manera era imposible que los enfermos pudieran ver el jardín o sentir la calor reconfortante del sol.

Sin embargo, en muchos hospitales, la tradición del patio ajardinado no se perdió, como por ejemplo en Les Invalides de París, en muchos hospitales ingleses y también en Pisa, Trieste, Viena y Florencia.



Se ha de llegar a los siglos XVII y XVIII, que se vuelve a tener en cuenta la importancia de la higiene, para que se considere con más atención el espacio exterior del jardín como factor curativo.

Roger Ulrich uno de los primeros estudiosos sobre la importancia de las áreas verdes en los sanatorios. Este autor menciona a Lorenz Hirschfeld, un teórico alemán y experto horticultor del siglo XVIII, que describe los beneficios de los que gozan las personas internadas Al entrar en contacto con la naturaleza. Este escribe:

"El hospital ha que estar abierto, no encajado entre altas paredes. El jardín ha que estar directamente conectado con el hospital para que la vista de las flores y los escenarios alegres vigorizan al paciente y la vista del jardín los alienta a él a querer caminar. Además el césped debe tener senderos secos con sillas y bancos.

El jardín ha de ayudar a olvidar la debilidad y las preocupaciones y fomentar una actitud positiva. Los espacios deben tener un césped cuidada y matas con flores. También pequeños arroyos que corran entre las matas, y el ruido de las refrescantes cascadas de las fuentes de entre los arbustos deben llegar a nuestros oídos. Se realizarán grupos de muchas plantas para fortalecer los aromas. Y que el canto de los pájaros que encuentran cobijo en los árboles nos alegren el corazón con sus cantos ".



Todos conocemos las importantes reformas que se realizaron en los hospitales ingleses en el siglo XIX gracias a Florence Nightingale (1820-1910), una gran defensora de la higiene, la primera en utilizar métodos científicos y fundadora de la que sería la moderna escuela de 'infermeria. Para ella era fundamental aire libre, los jardines con flores, los dormitorios bien iluminantes y aireados y los cabezales de las camas cerca de grandes ventanas.

A finales del siglo XIX y principios del XX, nacen los sanatorios en las montañas para curar la tuberculosis y se instalan camas con ruedas que permiten trasladar los pacientes cerca de los bosques y de las terrazas de forma que puedan tomar el sol y respirar el aire puro de los pinos y los abetos.

Otro tipo de estructura sanitaria es la de los sanatorios para enfermos mentales en los que, en muchos casos, están rodeados de jardines y donde se empieza a utilizar la jardinería y la agricultura dentro de sus regímenes de terapia.

A partir del año 2000, se podría decir que se estudia y se investiga los efectos y los beneficios de los jardines terapéuticos construidos a partir de estos años.



beneficios terapéuticos
Hemos comprobado que los jardines como el del Mas Morató de Creixell (que también tiene la función de consulta psicoanalítica y terapéutica, tanto individual como con grupos) pueden:
  1. Reducir el estrés ayudando al cuerpo a encontrar su propio equilibrio.
  2. Disminuir el dolor físico y mental y el sufrimiento emocional que lo acompaña.
  3. Aliviar la depresión, especialmente si se incentiva el movimiento.
  4. Ayudar al paciente a evocar sus propios recursos de sanación
  5. Crear un ambiente adecuado donde el paciente puede realizar terapias físicas creativas de jardinería, poda, siega, horticultura, etc. en grupo.
  6. Ser un espacio donde se pueden reunir los paciente para realizar tareas en común o hacer terapias de grupo (grupo análisis) arteterapia, etc.
El principal cambio que denotan las personas después de haber transcurrido un tiempo en un jardín terapéutico, es el cambio de humor, un relajamiento del organismo, un aumento del bienestar y un sentimiento de serenidad. Los jardines terapéuticos se dividen en dos clases: Jardines restaurativos, por la reducción del estrés, facilitar un apoyo emocional, buscar un equilibrio cognitivo y los Jardines de Rehabilitación que facilitan el desarrollo y el mantenimiento de las habilidades físicas y cognitivas a través de la interacción con las plantas y con las fuentes de agua, todo para mejorar las habilidades sociales y psicológicas. (Continuará)
 
Dr. Carlos Frigola se psiquiatra y psicoanalista. Médico Orgonomista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Girona. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonomica de Creixell, Borrassa. Tel 972 506291
 
Para más información en estos y otros temas así como sobre el alojamiento terapéutico y los trabajos con grupos que se realizando en Mas Morató, puede consultar:

facebook: Fundación Wilhelm Reich