GIROSALUT Comunicación Castell-platja d'aro Girona

EFICACIA DE LA VACUNA PAPILOMA VIRUS?

DR. XAVIER URIARTE

03/12/2019

En la actualidad se acepta que la flora genital presenta, desde la concepción, una gran riqueza y diversidad 
de microorganismos, tales como bacterias, virus, hongos y parásitos.
     

     

 

     
   Si estos factores se mantienen y permanecen en el tiempo, esta inflamación o cervicitis puede cronificarse. La presencia de las diferentes cepas de papiloma virus por sí sola no es la causante del cáncer, en cambio las transformaciones del terreno ya señaladas y las modificaciones ulteriores celulares sí son capaces de desencadenar el proceso de malignización.

El terrorismo científico se ha cebado con todo lo relativo a la infección por el VPH y es frecuente señalar a cualquier contaminación o infección como motivo de cancerización.

El cáncer de cuello uterino es el segundo más frecuente en las mujeres a nivel mundial y el séptimo más frecuente en las europeas. En España hay 15.640.000 mujeres de entre 15 y 74 años (33% de la población total), 2.000 de las cuales pueden padecer un cáncer de cuello, lo que representa el 0´1%-0´3%.

  COMPOSICION DE LA VACUNA
   Actualmente se está trabajando sobre dos tipos de vacunas. Ambas incluyen pseudo partículas oncogénicas. Se practicará la vacunación en tres dosis: inicial, al segundo mes y al sexto mes. Quiere ser implantada de manera masiva en mujeres en edad fértil y que coincida con el comienzo de las relaciones sexuales; por lo tanto, se vacunará a mujeres en edades comprendidas entre los 13 y los 26 años.

Se presenta como la medida estrella en las revisions ginecológicas de las adolescentes y de las mujeres en general.    

Las vías de inoculación son parenteral e intranasal. La vacuna estimula la respuesta inmunitaria humoral y se observan niveles altos en suero de anticuerpos anti VPH 16 y 18 durante 7 meses. A partir del 8º mes los niveles caen de manera intensa y vienen a ser como en la persona no vacunada. También se ha observado la casi desaparición de las cepas VPH 16 y 18.

   El precio de salida en el mercado por cada una de las dosis estará en 100 euros. Quiere implantarse a partir del 2007.

   EFECTOS ADVERSOS
   Son muchos y graves los efectos adversos que puede provocar esta vacuna.

  En primer lugar, tratándose de una información genética que entra nueva en nuestro organismo, puede actuar como fago y cambiar el comportamiento de las bacterias, parásitos y hongos que viven de manera saprofita en nuestros órganos genitales. Por lo tanto, puede incrementar las infecciones bacterianas, virales, parasitarias y micóticas, no sólo a nivel genital sino general.

  En segundo lugar, esta información genetic nueva introducida en sucesivas dosis puede actuar como sustancia prooncogénica, también a nivel general, y puede aumentar la presencia de procesos de cancerización en la mujer.

   En tercer lugar, debido a su cultivo en células embrionarias, puede desencadenar alergia a los huevos en las personas que se vacunen. Se pueden presenter manifestaciones de alergia del tipo cutáneo (urticaria), bronquial (asma), digestivo (intolerancias al gluten y a la lactosa) y neurológico (cefalea y neurodegeneración).
   
En cuarto lugar, la presencia de hidróxido de aluminio puede originar reacciones auto-inmunes de marcada afectación sobre las estructuras musculares y neurológicas. Por lo tanto, después de la vacunación puede aparecer miopatía, fatiga crónica y alteraciones de la conducta.


   INDUSTRIA, INVESTIGACION Y VACUNA 
   Todos los estudios de experimentación sobre esta vacuna han sido llevados a cabo exclusivamente con dinero y recursos de la Industria Farmacológica. La divulgación ha sido realizada conjuntamente tanto por las instituciones clínico-universitarias del país y las consejerías de los gobiernos territoriales como por los departamentos comerciales de los laboratorios.

   Desde hace tiempo, se sabe que un mínimo del 30-40% de los ensayos clínicos realizados por la Industria Farmacológica para la comercialización de un producto están manipulados, para así poder superar las comisiones de regulación de nuevos medicamentos y crear una clara opinión favorable a su utilización (Saavedra, M. Más Transparencia en los ensayos clínicos. EP, martes 30 de mayo de 2006).

   Las empresas denunciadas ante los tribunals internacionales han sido Merck y GlaxoSmithKline. Las mismas que están volcadas en la comercialización de la vacuna del papiloma virus.

   
   
Gracias aa la existencia de toda esta biodiversidad en la mucosa genital, se puede poner en funcionamiento el proceso de fermentación en el que el glucógeno se convierte en ácido láctico y gracias al cual el medio de base pasa a ácido, con lo que se forma una reacción química sumamente protectora para el tejido y estimulante para la actividad de la flora genital.

   Entre las bacterias destacan los lactobacillus o bacilos de Döderlein, estreptococos, estafilococos, difteroides y escherichia coli.

   Entre los virus se han registrado hasta 80 cepas de papiloma virus (VPH), siendo los más conocidos los tipos 6, 11,16 y 18.

   Entre los hongos o levaduras, la más conocida es la cándida y entre los parasites las tricomonas.

A lo largo de la vida, la microdiversidad en la flora genital pasa por épocas de desequilibrio o de contaminaciones esporádicas que no tiene nada que ver con una enfermedad de transmission sexual. Por lo tanto, su presencia esporádica, transitoria o permanente no quiere decir en absoluto que se sufra una infección.

   Para que haya una infección cervical ha de aparecer en primer lugar un terreno hiperreactivo o distónico con gran facilidad a congestionarse, calentarse, inflamarse, a fagocitar, a migrar leucocitos, a supurar y, finalmente, a producir todos los síntomas propios del proceso infeccioso.

   Para que este fenómeno biológico pueda acontecer, han de coincidir circunstancias como el tipo de dieta, la utilización de ciertos fármacos, el distrés y la fatiga, la utilización del támpax, los anticonceptivos orales, la implantación de anticonceptivos quirúrgicos y ciertas prácticas genitales. La dieta rica en azúcares refinados (pastelería, panadería, golosinas, azúcar blanco), en fermentados (vino, cerveza, alcohol) y en grasas saturadas puede generar un terreno hiperreactivo o distónico inflamatorio.

   Los fármacos minerals (hierro), prebióticos (lactobacillus), antiinflamatorios, corticoides, antibióticos, antiparasitarios y antimicóticos, pueden desequilibrar la balanza saprofita de toda la flora genital. El distrés, la fatiga, la baja autoestima, el abandono y la drogadicción pueden afectar directamente a la capacidad celular, humoral y de fagocitosis de las células defensivas del organismo, disminuyendo la respuesta inmunitaria de la persona.

   El tampax sintético, con presencia de tóxicos medioambientales (cloro, dioxinas, pesticidas, aditivos), largamente mantenido puede provocar una contaminación, una falta de oxígeno y de drenaje genital, creándose las circunstancias precisas para un desequilibrio de la bioflora y el desencadenamiento posterior del síndrome de choque tóxico. El anticonceptivo quirúrgico tipo DIU puede modificar las condiciones de la mucosa uterina generando largos procesos inflamatorios de difícil solución.

   Los fármacos minerals (hierro), prebióticos (lactobacillus), antiinflamatorios, corticoides, antibióticos, antiparasitarios y antimicóticos, pueden desequilibrar la balanza saprofita de toda la flora genital. El distrés, la fatiga, la baja autoestima, el abandono y la drogadicción pueden afectar directamente a la capacidad celular, humoral y de fagocitosis de las células defensivas del organismo, disminuyendo la respuesta inmunitaria de la persona.

   El tampax sintético, con presencia de tóxicos medioambientales (cloro, dioxinas, pesticidas, aditivos), largamente mantenido puede provocar una contaminación, una falta de oxígeno y de drenaje genital, creándose las circunstancias precisas para un desequilibrio de la bioflora y el desencadenamiento posterior del síndrome de choque tóxico.    

El anticonceptivo quirúrgico tipo DIU puede modificar las condiciones de la mucosa uterina generando largos procesos inflamatorios de difícil solución.

   La práctica genital promiscua o no junto a las condiciones susodichas puede añadirse en algunas ocasiones a las circunstancias que pueden desencadenar un desequilibrio en la flora genital, y en consecuencia crear una situación proclive a la inflamación y posterior infección cervical.